Probamos la Sightseeing Pass de 7 días en Nueva York

Para nuestro segundo viaje a Nueva York, esta vez, nos decidimos por una tarjeta distinta: la Sightseeing Pass de 7 días. Nos decidimos por ésta ya que incluía algunas atracciones nuevas para nosotros: el One Wolrd Observatory además del Aquarium de NY y el acceso durante la duración de tu pase, al Bus Turístico, el Ripley’s, acceso ilimitado a Luna Park durante un día…  En total hemos visitado 21 atracciones. Si quieres ver la tarjeta que usamos el año pasado (Ny Pass), puedes consultar este post.

 

Creemos que la amortizamos muuuuuy bien. El total de 2 tarjetas de adulto y una de niño, fue de 707’10$ (incluido 27’20 del seguro), y si hubiésemos comprado las entradas a esas atracciones, ¡¡¡nos hubiésemos gastado 2.052,66$ en 21 atracciones!!  Así que nos hemos ahorrado muchísimo dinero. En su web suele haber descuentos del 20% en pases de adultos y un 50% en pases de niños.

 

Aquí os dejamos el listado, por días de las atracciones que visitamos con nuestras tarjetas. Hicimos más cosas esos días, pero aquí solo os detallamos lo que hicimos con el pase.

DIA 1.

Mañana:

Tarde:

DIA 2:

Mañana:

 Tarde:

DIA 3:

Mañana:

Tarde:

DIA 4:

MAÑANA:

Tarde:

Noche:

DIA 5:

Mañana:

MEDIODÍA:

TARDE:

DIA 6:

MEDIODIA:

ATARDECER:

DIA 7:

Mañana:

Mediodía:

En otro post, os contaremos las diferencias que hemos encontrado entre la Sightseeing Pass y el  NY Pass.

Como viví SummerSlam En modo VIP

Estamos a pocos días de SummerSlam 2018 y me he dicho “voy a explicar como viví yo el SummerSlam 2017” en modo VIP, y aquí os lo dejo:

WWE-SummerSlam
WWE-SummerSlam

Todo empezó por casualidad, con un mensaje privado en twitter de la revista oficial de la WWE en España (ya desparecida, por desgracia). Me preguntaron si estaría interesado en recibir un libro sobre baloncesto que sacaría su editorial, y yo encantado claro, el basket es el deporte que más me gusta.

Después de eso, les dije que estaría en New York en las fechas de SummerSlam y que no podía ir por el precio, ya que las entradas son muy caras, pero que, sí que iría a unos de sus shows Smackdown que la entrada es bastante mas barata, y de repente, José Óscar Plaza (Estudio Editorial) me dice que le pase mi DNI que va intentar pedir una acreditación para SummerSlam. Yo aluciné, ya que esto es como que te acrediten para una final de Champions o un Mundial de Basket. En menos de 24 horas me dijo que la WWE da el ok y que hay una acreditación para mi, que donde la envían. Nosotros teníamos un apartamento en Brooklyn y le di la dirección para que envíen allí la entrada y…. eso vendrá mas tarde.

Quedaba una semana para el viaje y tenia muchas ganas de ir tanto a Nueva York como a poder ver un espectáculo como SummerSlam. El tiempo por fin pasó y nos fuimos directos al aeropuerto. Solo pensaba “¡que esté la entrada, que esté la entrada! y al llegar me encuentro esto en el buzón:

Buzón del apartamento
Buzón del apartamento

Era día 16 y quedaban cuatro días para SummerSlam y no sabia qué hacer: preguntamos a la casera y dijo que no ha recibido nada. Me puse en contacto con José Óscar Plaza (Estudio Editorial) para ver si puede hablar con alguien de la WWE y saber donde esta mi entrada. Pasaron un par de días y me dijo que la habían entregado el día de antes. Yo pensaba que el cartero se la quedó o se habría perdido así que me fui a dormir pensando que me tocará verlo por la televisión.

Me desperté por la noche sobre las 3 o 4 de la madrugada, fui a la cocina y al encender la luz, vi un sobre que alguien había pasado por debajo de la puerta mientras dormíamos. Era un sobre grande lo abro y si, allí esta mi entrada.

La carta recibida de wwe
La carta recibida de wwe

Desperté a Adriana para decírselo, pero no le interesaba mucho ya que a los 2 minutos ya estaba dormida otra vez jajajaj.  Quedaba solo un día para SummerSlam y por fin tenia mi entrada. Avisé a Oscar que ya la tenia y le di las gracias por todo y quedamos que le escribiría un artículo para la revista que salió en el numero 13 (y ese fue el ultimo numero de la revista).

Revista wwe en acción
Revista wwe en acción

Contento con la entrada de SummerSlam y después de mirar qué sitio era y que no encontré en la web por ningún lado, me fui a dormir. ¡El día siguiente era el día de SUMMERSLAM!

Para los que nos gusta el mundo del Wrestling y como mucho hemos estado en algún evento en nuestro país, poder ir a un evento grande, es lo más. Para mi lo más fue ese evento en el Sant Jordi aquel 5 de octubre de 1991, del cual aún guardo la entrada y todo el vídeo de ese día. Tuve la suerte de ver a Undertaker, The Rockers, Tito Santana, etc.…

Pues el pasado agosto y, gracias a esta revista, pude asistir al segundo evento más importante de la WWE después de Wrestlemania: el Summer Slam 2017 y así lo viví:

Lo primero que me viene a la mente es un WhatsApp que tenia de mi amigo Juanma preguntándome a las 6 de la mañana de New York (él estaba en Madrid) si estaba nervioso por ir a SummerSlam. Él también es muy fan de la WWE, y le dije que no, que era muy pronto y solo tenía sueño. Estuve con mi mujer e hija pasando el día en New York hasta que sobre las 5 de la tarde me fui directo al Barclays center en Brooklyn.

A las 17:30 empezaba el Kickoff y tenía como 10 minutos de metro, pues acabé tardando casi una hora, por un problema técnico. Durante todo el día veías gente con camisetas de los luchadores, en Times Square salían promos en las pantallas de SummerSlam

 

"<yoastmark

"<yoastmark

Por fin, ¡llegué al pabellón! Había más gente fuera que dentro.

"Jordi

Cuando entré ya había comenzado el pre- show. Me di una vuelta por fuera y estaba el camión de la WWE Network, reventas, un camión-tienda de la WWE vendiendo toda clase de material y una carpa pequeña con algunas camisetas a la venta. Después de varias fotos y algún video, me puse a buscar mi entrada, veo una puerta que pone VIP y pienso “aquí no será, pero preguntaré”. Pues sí era esa puerta.

Entré, tenía que pasar un Scanner de seguridad y contando que llevaba 2 cámaras de fotos grandes, ya me veía dejándolas en algún lado guardadas, pero al contrario, me miraron la bolsa y todo perfecto. Subí unas escaleras y di con una chica con una plaquita que ponía conserje y me pidió la entrada y me dijo que mi sitio está en la otra punta del pabellón. Empiezo a andar y a los pocos minutos veo que es una puerta, entro y.…

Entrando a la suite:

Era un palco VIP espectacular: comida, una nevera llena de bebida… todo un lujo, la verdad. Tenía 8 asientos y otros 3 detrás de una barra, en total éramos unos 14. Algunos se quedaron de pie por que no tenían asiento. Me siento con el Kickoff empezado hacía media hora, y veo que debajo tengo la mesa de comentaristas del pre show, con Renne Young, Jerry Lawer, Lita y Outunga, Carmella, James Ellsmorth etc. Renne muy simpática, cada vez que alguien del público gritaba su nombre, les saludaba.

La verdad, una de las cosas que quería ver era a los Hardy Boyz y por desgracia no los pude ver. Quedaba una media hora para el inicio de Summer Slam y la gradería de arriba estaba llena hasta la bandera, pero el resto del estadio poca gente. Ya digo, que fuera estaba a reventar de gente, que al final entro y al empezar el evento está ya todo el Barclays prácticamente lleno.

De repente se oye la presentación de los New Day y el público dice palabra por palabra toda la intro del trio de luchadores, son muy queridos. En cambio, con los Usos, el público totalmente frío. Nuestro palco estaba justo delante donde salían los luchadores y se veía de lujo, la verdad.

Lo primero que me sorprendió es el grito que pegó el público cuando empezó a sonar la música de John Cena, para acto seguido empezar a cantar las 17.000 personas el ya famoso “John Cena sucks” y el tío, que es un profesional como la copa de un pino, empieza a provocar al público haciendo gestos de que no los oye y el público aun grita más, se sube al ring y sigue hablando con la gente y pidiendo que gritaran más.

Yo no paraba de hacer fotos y videos y alucinando. Era un sueño cumplido estar en un evento así. Me sorprendió el poco ruido del público durante todo el show. Eso sí, durante el combate sonaron los cánticos de “Lets go Cena, Cena Sucks” y era espectacular,

Una de las presentaciones más espectaculares es la de Naomi: se apagan los focos y sale la luchadora con todos los colores fluorescentes y bailando y el público responde (pero ya digo que el público me pareció soso, supongo que es muy diferente al público Latino, durante el evento a veces parecía que estuviese vacío el Barclays).

Las promos que salían en el Network las veíamos también en el pabellón a través de las pantallas y el marcador. Durante ese tiempo pude ver unas cosas que no vemos normalmente: como cambian la lona (la cambiaron unas 4 veces, supongo que por el sudor) y había un marcador que marcaba 3 minutos entre combate y combate. Salieron unos 8 trabajadores y en nada, arreglaban el ring para otro combate. Otra de las cosas que me sorprendió es la entrada de los comentaristas, tanto los americanos, latinos y franceses, entraron con la música de JBL antes del inicio y saludaron al público chocando manos y haciendo se fotos con ellos.

Me levanté 3 veces a buscar comida y agua. Ya que estaba en el palco, pues cené. Teníamos pizza, hamburguesas, ensaladas, alitas de pollo, pollo frito, etc.… Recuerdo que delante tenía un padre de familia que estaba con su mujer y 3 hijos que se comió él solito medio buffet, se levantó como 10 veces a buscar comida, y cada vez que algo se acababa venía el camarero y volvía a llenar.

comiendo en la suite
Comiendo en la suite

Una de las cosas que no me gustó fue la falta de pirotecnia. Ya sabemos que para reducir costes WWE lleva varios meses que los ha quitado, pero para un evento como Summer Slam, los podría haber recuperado. Aun así, algunas presentaciones fueron espectaculares, y otras muy flojitas.

Para mí, la de Jinder Mahal, la peor de todas: ni es espectacular, ni mucha luz, contando que era el campeón.

La de Bray Wyatt con todas las luces apagadas y la gente con la luz de los móviles…  daba hasta miedo la entrada, entre la música y el ambiente, se crea una atmósfera de misterio.

La de Finn Balor que empezó con el cántico de Bray wyatt y pensábamos que saldría con la famosa hermana Abigail, por que quien cantaba era una chica. De repente, sale la pintura roja, cambian la música y debajo: ¡el demonio de Balor! Brutal. La pintura era una obra de arte, y el público levantando los brazos cada vez que sube la luz al ritmo de la música. Fue cuando más interactuó la gente. La entrada fue larga, pero parecía salida de una película de efectos especiales, con el humo, la luz…

Aunque para mí, la entrada más bonita fue la de Shinsuke Nakamura. Mientras cambiaban la lona, vimos que se colocaba el violinista y el público ya empezó a aplaudir y gritar. La verdad es que debe impresionar estar allí abajo con un solo foco sobre ti y casi 20.000 personas escuchándote. Empieza a tocar y se hace el silencio hasta que para y ya vemos a Nakamura poseído y el público coreando la canción. Quedaba precioso. Los pelos de punta. Fue uno de los momentos esperados, sin duda.

Nakamura
Nakamura

Una de las anécdotas del evento, fue cuando en el combate de Cesaro y Sheamus contra Rollins y Ambrose. De repente, desde la primera gradería cae un balón de playa y el público empieza a pasarse de unos a otros, hasta que Cesaro con cara de pocos amigos se va al público coge el balón y lo destroza, lo que hace que el público le aplauda y cante su nombre. Mi opinión, creo que es una falta de respeto por parte del que lleva ese balón hacia los luchadores que esta para dar un espectáculo y no para aguantar a gente que quiere hacer una gracia.

Otras de las anécdotas, fue lo corto que fue el combate de Orton con Rusev. La gente que estaba a mi lado se fue al baño y no tardaron ni cinco minutos en volver, y se perdieron el combate, como mucha gente del público. Se preguntaban qué había pasado, porque estaba Orton ahí subido y Rusev ko.

Hubo algunas pitadas que me sorprendieron, la primera a Bayley cuando salió por el marcador para abrazar a Sasha. Se llevó una buena pitada, lo que me extraño porque pensé que era muy querida por el público.

Y la gran pitada, de Summerslam (que yo creo que se escuchó hasta en España) fue a Roman Reings. El público aplaudió a Strowman, gritó el nombre de Joe, se volvió loco con Lesnar y, sobre todo, cuando Heyman cogió el micro para presentar a su pupilo. Pero Roman salió el tercero y el público, antes de que saliera y no estaba ni la música, ya empezó a silbar de manera espectacular. De verdad sé que es odiado, pero no esperaba tal humillación. Debe ser muy duro salir en cada programa de WWE y que te piten como si fueras un villano. Él se reía mientras bajaba por la rampa y también en el ring, así que supongo que lo debe llevar bien. Cada vez que entraba al ring durante el combate o hacia alguno de sus golpes el público silbaba, y así todo el combate.

Lesnar vs Samoa Joe vs Strowman vs Reings
Lesnar vs Samoa Joe vs Strowman vs Reings

 

Al acabar, se fueron marchando los luchadores y los comentaristas, saludando al público igual que hicieron al entrar. La gente de Ringside se llevaban las sillas del Evento, que eran personalizadas. Yo aproveché para hacerme alguna foto y algún video en el palco y cotillear como eran los palcos de al lado. A la salida había gente repartiendo Cards especiales de Summer Slam y me tocó el de Nakamura.

Había gente intentando comprar camisetas, cinturones y todo lo que vendía la WWE y a los que llevaban las sillas de ringside les preguntaban si las vendían para comprarlas. De ahí ya me fui a nuestro apartamento, y empecé a pensar lo que bien que lo pasé, lo que disfruté y el espectáculo que monta la familia McMahon. Volví a ver algunos vídeos y fotos y me acosté después de disfrutar durante más de 5 horas de un PPV de gran calidad.

 

Gracias a la ya desaparecida revista WWE en acción por dejarme vivir este evento. Siempre estaré agradecido a la revista.

 

PD: mi entrada era de los palcos Suite Level y costaba casi 1000$.

¿NOS VAMOS DE CRUCERO? ¡Y con niños!

 ¡Con niños o sin, ir de crucero nos encanta!

 

La primera vez que viajamos en un crucero, lo hicimos sin niños.

Sencillamente nos encantó esa manera de viajar y conocer países.

En total hemos hecho 5 cruceros, todos por el mediterráneo.

Si le preguntas a Elena, que dónde quiere ir de vacaciones, la respuesta siempre es: en un barco. Lo tiene claro.

A nosotros lo que más nos gusta es poder conocer muchos sitios sin deshacer la maleta.

Está claro que no los conocerás a fondo con unas pocas horas en tierra, pero si o suficiente para decidir si ese sitio merece una visita de más días en un próximo viaje.

También nos encanta el Todo Incluido, no os vamos a engañar, ¡jeje!

Tener a tu disposición casi las 24 horas del día, un buffet, ¡pues la verdad es que mola y mucho! A parte de eso, la oferta gastronómica, suele ser muy buena, tanto en el buffet como en los restaurantes de a bordo.

El entretenimiento a bordo también nos gusta muchísimo. Elena es muy fan del teatro y los espectáculos varios (si es de magia, aún más)

Para los más pequeños existe el Mini Club donde hay actividades según las edades, durante la mayor parte del día. Elena iba encantada a jugar, bailar, pintar o lo que fuera. Existe ese servicio también cuando el barco está en puerto, y tu puedes bajar a visitar la escala, pero nunca hicimos uso de ello.

Nuestra experiencia en cruceros ha sido con 3 compañías navieras: Royal Caribbean, MSC y NCL.

 

Empezamos nuestra experiencia en cruceros con una de las TOP del mercado: Royal Caribbean, con un barco de la clase Voyager, el Voyager of the seas. Era un barco no muy nuevo pero precioso y muy cuidado por dentro.

Era nuestro primer crucero y no podíamos comparar, pero nos parecía todo increíble y precioso. ¡¡Tenía hasta pista de patinaje sobre hielo!! Donde, además, ¡hacían un espectáculo fascinante!

El siguiente crucero fue con NCL, el EPIC, que es muchísimo más grande y más moderno.

MSC fue la compañía que elegimos para nuestro siguiente viaje marítimo, y la verdad es que nos decepcionó bastante, no por el barco (MSC Prezziosa), ya que era espectacular y nuevo a estrenar, sino por el servicio, comida y trato en general…

 

Los dos cruceros siguientes fueron con el Norwegian Jade, un barco mucho más pequeño que los anteriores pero muy bien conservado y más familiar.

Personalmente, la opción que más nos ha gustado ha sido NCL, ya que su sistema de Free Style, nos convence mucho más: no hay cenas de gala, ni mesas asignadas con gente que quizás no conozcas, y es un estilo no tan formal de crucero.

En un crucero hay diversión y actividades a todas horas y para todas las edades.

Y sino, siempre puedes relajarte en la piscina o hacer deporte en el gimnasio del barco o simplemente mirar por la borda los paisajes marítimos.

También hemos visitado varios barcos, aquí tenéis uno de ellos:

 

 

¡Sin duda, es nuestro medio de transporte vacacional favorito!

 

Viajar con niños en avión (y no morir en el intento)

La pregunta del millón: “y va aguantar tantas horas encerrado/a en un avión?”.

viajar en Avión con niños
viajar en Avión con niños

 

La respuesta depende de cada niño. Cada padre/madre conoce a su hijo/a y sabe si podrá aguantarlo o no.

Elena ha sido siempre bastante tranquila y su primer viaje en avión no fue nada problemático ni estresante, pero hay trucos o consejos para conseguir que el viaje sea lo más tranquilo y placentero para todos. Es difícil, pero no imposible.

Nosotros solemos llegar con tiempo de sobras al aeropuerto para no ponernos más nerviosos de lo habitual, pero tampoco hay que pasarse sino la espera se nos hará eterna.

En la mayoría de aeropuertos (en el de Barcelona El Prat, seguro), hay una cola especial para familias con niños, donde la cola suele ser más corta. Nosotros solemos usarla, precisamente por ese motivo.

Nuestro primer viaje en avión con Elena, ella tenía 18 meses y era un vuelo Barcelona-Bilbao. Viajaba yo sola con ella, así que doble estrés (carrito, bibes, pañales y mil porsiacasos). La verdad es que, al ser un vuelo corto, y a 1ª hora de la mañana, se lo pasó prácticamente todo, dormida. Y la vuelta, a última hora de la tarde, más de lo mismo. También ayudó que el avión iba casi vacío y pudimos estar más anchas en los asientos e incluso levantarnos a pasear en algún momento.

viajar en Avión con niños
viajar en Avión con niños

El tema de los carritos infantiles, es un mundo a parte.

Hay compañías que te lo hacen facturar y otras que puedes llevar el carrito hasta la puerta del avión y allí lo bajan a bodega, pero en destino no siempre lo tienes allí cuando llegas, y sale por la cinta del resto de equipaje, eso depende del aeropuerto de destino.

Recomendamos carritos tipo paraguas, por su fácil plegado y transporte. Si sólo tenéis el “grande”, recomendamos llevarlo en una funda especial para evitar roturas y accidentes varios al transportarlo en bodega.

Pero el viaje más largo que hicimos con ella fue Barcelona-Madrid-Punta Cana cuando tenía 3 años y medio. Teníamos un viaje de más de 8 horas con ella por delante… con una escala de por medio…

Nos equipamos con: colores, libros para colorear, puzzles tamaño viaje, Tablet con películas, cuentos… estuvo muy entretenida todo el viaje y haciendo siestas de vez en cuando.

También hicimos algún que otro paseo por el avión para estirar las piernas. Había más niños en el avión, que, por sus lloros, no estaban tan tranquilos y relajados como Elena…

En cuanto a la comida en los aviones, si no es una lowcost, hay la posibilidad de pedir menú infantil.

Nosotros siempre lo pedimos a través de la web de la compañía aérea. No es que sea ninguna maravilla la comida infantil en los aviones, pero por lo menos tiene una pinta más divertida.

Comida niños en el avión
Menú infantil en el avión

Algunas compañías incluso tienen detalles con los más peques. Por ejemplo, Vueling, en su página web, puedes descargar un certificado de primer vuelo, que se lo puedes entregar al personal de cabina y el piloto te lo firma, e incluso con un poco de suerte, puedes visitar la cabina del piloto.

Este verano viajamos por primera vez con Virgin Airlines en nuestro viaje a Nueva York, y a la ida, obsequiaron a Elena con una bolsa con unos calcetines, un libro para colorear y colores y un antifaz. Un detalle que nos encantó a todos, la verdad.

Y Elena quedó maravillada con la pantalla individual que tenía cada asiento, con un montón de pelis y juegos para entretenerse!

Viajar con niños en avión
Le encantaron los regalos

Sobre líquidos en aviones, pues hay que regirse por la normativa vigente: máximo 1 litro de líquidos por pasajero, repartidos en recipientes de un máximo de 100ml cada uno y todo dentro de una bolsa transparente, de cierre hermético.

Peeeeero… ¿Puedo llevar una botella de Dalsy de 200ml? La respuesta es: ¡SÍ! Al ser un medicamento, está permitido.

Tenéis la normativa de Aena al respecto, aquí. 

¡Esperamos que os sirvan de ayuda estos pequeños consejos y si tenéis cualquier duda, nos podéis escribir!

New York Pass. Nuestra experiencia.

Cuando uno planea su viaje a Nueva York, quiere ver lo máximo posible sin dejarse un dineral haciéndolo.

Mirando en diferentes blogs, mapas y guías, hicimos una lista de lo que queríamos ver en nuestras vacaciones. No era corta, la verdad. Empezamos a hacer números y la opción de comprar la New York Pass se convirtió en una muy buena opción.

Nosotros compramos la NY Pass de 7 días, 2 de adulto y 1 de niño, por un total de 774.97$ (279.20$ adulto y 183.20 niño más un seguro de anulación de 33.37$). Hicimos el pago y en pocos momentos nos llegó un email con los datos para canjear nuestras NYPass. Una vez en Ny, hay varios sitios donde recoger tu NYPass. Nosotros fuimos al Madame Tussauds ya que en el Welcome Center del Big Bus en Times Square encontramos mucha gente.

Tarjeta New York Pass
Estas eran nuestras tarjetas del NY pass

Para quien no sepa que es el New York Pass, es una tarjeta de las muchas que hay en New York, que  sirve para poder ahorrar dinero y no tener que pagar las atracciones que quieras hacer una a una. Con la NY Pass tienes más de 90 atracciones para disfrutar de la tarjeta y New York, las atracciones se van modificando cada cierto tiempo. Nosotros, cuando las compramos, incluía 2 días de Big bus y luego se cambió a 1, y, por ejemplo, ahora está incluido el nuevo local de la NFL Experience en Times Square, inaugurado recientemente. Tu NYPass empieza a funcionar en el momento que lo usas en la primera atracción.

Libro New York Pass
Este libro lo dan al comprar tu tarjeta, está en Ingles, Italiano y castellano.
Incluye todo lo que puedes hacer con las más de 90 atracciones

 

A continuación, os dejamos un listado con todos los sitios a los que fuimos y su precio por persona.

  • Empire State: 36$ / 30$ niños
  • Top of the Rock: 34$ / 28$ niños
  • Circle Line Sightseeing Cruises: 41$ / 27 $ niños
  • Children’s Museum of Brooklyn: 11$ / menores de 12, gratuito
  • Liberty island & Ellis island: 18’50$ / 9$ niños
  • Big Bus: 59$ /49$ niños
  • Madame Tussauds: 37$ / 32$ niños
  • Tour Madison Square Garden: 27$/ 20$ niños
  • Central Park Sightseeing Bike Tours and Rentals: 45$ / 40$ niños
  • Moma: 25$. Niño gratuito
  • Guggenheim: 25$/ niño gratuito
  • American Museum of Natural History: (Pago recomendado) 22$ / 12$ niños
  • Jardín Botánico de Brooklyn: 16$/ niño gratuito
  • The Met: (pago recomendado) 25$/ niño gratuito
  • Intrepid Sea, Air & Space Museum: 33$/ 24$ niños
  • Luna Park: 39$ (niños y adultos)
  • The Ride: 69$ (niños y adultos).

El total por adulto fue de 562.50$ y por niño 379$ (haciendo un total de 1.503’40$). Creemos que las amortizamos, ¿no? 

Al comprar cada NY Pass te regalan una tarjeta de descuento del Century 21. Su valor es entre 5 y 500$. La que usamos nosotros era de 5  dólares, pero si te toca la de 500… 😉

Tarjeta regalo Century 21
Por cada New York Pass que compres te regalan una tarjeta para gastar en el outlet Century 21 de entre 5 y 500$

¡En otro post os contaremos como sacarle aún más rendimiento a tu NY pass!

Visitar nuestro canal de Youtube para ver nuestra experiencia

Cualquier duda que tengáis la podéis dejar en comentarios o en cualquiera de nuestras redes sociales

NEW YORK: HOTEL O APARTAMENTO? ¡MENUDO DILEMA!!

 

Cuando planeamos un viaje en familia, siempre empezamos igual: ¿Dónde vamos? Una vez resuelto este (importante) tema, lo siguiente es: ¿Hotel o apartamento? Si hablamos de un fin de semana o pocos días, nos decantamos por un hotel, pero cuando la cosa ya es de más días, como fue nuestro viaje a Nueva York  nuestra elección se decantó por un apartamento de Airbnb

Que bien se dormía en la cama del apartamento!!!

Aquí van nuestras razones:

-Presupuesto: No siempre se tiene un súper presupuesto para ir de vacaciones. Nosotros preferimos estar más días de viaje, pero en un alojamiento más asequible.

Si se busca con antelación y le dedicas un poco de tiempo, puedes encontrar soluciones no muy caras aptas para tu bolsillo. Los hoteles en NY suelen ser muy caros.

-Comidas: Tener un apartamento y, por tanto, cocina, te permite ahorrar en ese sentido. Los desayunos se pueden hacer perfectamente en casa e incluso llevarte la comida para ese día. Siempre hay un supermercado cercano para abastecerte de víveres para el día a día.

Nuestra barbacoa en Brooklyn, New York

-Ir con niños: está claro que a un niño no le puedes dar tanta “caña” como a un adulto. Todo el día fuera de casa y caminando por la ciudad, cansa y mucho, y más si esas caminatas son en verano. Consideramos que un parón a mediodía o una cena temprano, ayudan a que la criatura no te monte “un pollo” por el cansancio. Alquilar un apartamento es lo más parecido a estar en casa, y con niños, cuantos menos cambios, mejor.

-Espacio: Por muy pequeño que sea el apartamento, siempre será más grande que una habitación de hotel (bueno, si te alojas en una mega suite, no) y eso se agradece…

-Conocer la realidad: no dejas de sorprenderte por todo lo que te rodea, desde los productos extraños y variados del supermercado, colegios cercanos o hasta el camión de recogida de la basura que pasa por tu calle. Son pequeños detalles que ayudan a “integrarse” en el barrio elegido. También tienes información de primera mano, gracias al propietario del apartamento, de cosas por ver o hacer en el barrio y/o la ciudad.

Nuestra terraza en Brooklyn, New York

En nuestras vacaciones de verano en Nueva York, nos hospedamos en Brooklyn, a través de Airbnb, a unos 35 minutos en metro de Manhattan. La primera impresión no fue muy buena, pero después de hablar con el propietario, todo se solucionó y estuvimos muy a gusto en nuestra casita neoyorquina.

Nos subimos a: Indiana Jones Et le temple du Péril Disneyland Paris

Una de las atracciones de Disneyland París que nos sorprendió gratamente fue Indiana Jones Et le temple du Péril de Indiana Jones, en Adventureland.

En las fechas que fuimos no había prácticamente colas en ningún sitio, y los 5 minutos que marcaba el tiempo de espera, nos hicieron decidirnos rápidamente. La verdad que ni cinco minutos, era llegar y subir en cada viaje como mucho éramos 7-8 personas solo.

Elena no podía subir así que hicimos turnos para montarnos. Nos subimos dos veces cada uno. La primera vez que subió Jordi le vieron la GoPro y le dijeron que no podía utilizarla, a la segunda fue más listo y la guardó en el bolsillo para sacarla justo cuando ya no le veían.

Mientras Adriana montaba, Elena y yo fuimos a la tienda que hay a la salida a mirar y tocar lo que tenían.

La montaña rusa no es espectacular, pero sí que tiene lo suficiente para hacerte poner tu adrenalina a tope. Su velocidad no es excesiva ya que no pasa de los 60 KM/H , así que poca cosa jajajaj.

Tiene los loopings adecuados (ni muchos ni pocos) y la duración justa. Eso sí, con el frío clima parisino, sales de ahí un poco congelado.

Esta atracción tiene servicio de FastPass que lo podéis usar si veis que hay mucha cola, así mientras no llegue vuestra hora podéis ir a otra atracción. La altura mínima para subir es de 1’40cm.

En definitiva que si vais , subir que os gustara mucho, sobre todo a la gente que tiene miedo a las montañas rusa ya que El temple du Peril” de Indiana Jones no es una montaña rusa para pasar miedo.

¡Aquí os dejamos un montaje que hemos hecho, esperamos que os guste! no he querido editar el audio para que escuchéis mis gritos.

El Parc de la Ciutadella: El Central Park de Barcelona El parque urbano más grande de Barcelona

Hoy hemos decidido pasar la mañana en el Parc de la Ciutadella. Es el parque urbano más grande de Barcelona después del de Montjuic.

Está en el distrito de Ciutat Vella y nosotros hemos llegado con la Línea 1 (roja), hasta Arc de Triomf. Sólo hay que bajar por la Av. Lluís Companys. No tiene pérdida. También se puede llegar en bus o la línea 4 (Ciutadella-Villa Olímpica) o el TRAM (Wellington). Dispone de diez accesos y tiene una extensión de 17,42 hectáreas. Dentro del Parc encontramos el Zoo de Barcelona y el Parlament de Catalunya.

Arbol Parc de la Ciutadella Foto: Elena
Arbol Parc de la Ciutadella Foto: Elena

Entramos por la calle Pujades y hemos paseado por la avenida principal del Parque, y nos hemos desviado a la izquierda a los pocos metros. No teníamos rumbo fijo. Hemos llegado a la zona de la Cascada Monumental y el Quiosco de música, donde hoy había un numeroso grupo de gente bailando Salsa.

Después de un rato mirando los patos, hemos seguido nuestro camino, hacia el Mamut, siempre repleto de gente que quiere hacerse una foto montado en él (o intentándolo).

Mamut del Parc de la Ciutadella. foto: Elena
Mamut del Parc de la Ciutadella.

foto: Elena

Pasado el Mamut, hemos seguido caminando y hemos llegado al Parlament y a su estatua del Desconsuelo de Josep Llimona. Al cruzar el pequeño lago hemos llegado a una zona de juegos donde, por supuesto, nos hemos parado para que Elena jugase un rato.

Recordábamos otra zona más adaptada a los peques, así que después de unas cuantas subidas y bajadas por el tobogán hemos ido en su busca. Hemos dado la vuelta a la iglesia de la Ciutadella y hemos encontrado la zona de juegos que buscábamos.

"<yoastmark

Nos llevamos una sorpresa ver que lo han renovado recientemente. Hay una casita de madera muy chula donde los niños juegan, llenan de arena y la vuelven a quitar y lo pasan en grande. Podríamos decir que es un parque más, si no fuera porque hay una pequeña caseta donde guardan material infantil para que los niños desarrollen aún más su imaginación: desde colchonetas y escaleras de gomaespuma, hasta rastrillos, cubos y palas y sartenes y paelleras para que jueguen a cocinillas con la arena.

Dentro de la caseta también hay un baño y un cambiador para facilitar, aún más, el rato a las familias. En la caseta también hay un espacio interior donde los niños también pueden jugar con material propio.

La zona de juegos está abierta en el mismo horario que el Parc de la Ciutadella, pero el material y la caseta, sólo están disponibles de 11:30 a 13:30 de lunes a domingo, como podréis ver en la foto. Sobre las 13:20, uno de los responsables del mantenimiento de la zona de juegos, sale con un triángulo y a la voz de “a recollir” (a recoger), insta a las familias a recoger el material para, a las 13:30 poder cerrar la caseta.

Cerca de las 2 de la tarde, nos hemos ido ya que teníamos una reserva para comer. Hemos paseado hasta las puertas de acceso al Zoo y ya hemos salido por la puerta del Paseo Picasso, ya que nuestro restaurante estaba en la Av del Marqués de l’Argentera. Pero el restaurante será en otro post.

Cenamos en el NBA café Barcelona

Hace cuatro meses se inauguró el primer restaurante NBA en toda Europa y tuvimos la suerte que la ciudad elegida, fue la nuestra Barcelona,

10 años de casados no se celebran todos los días, y como Jordi es un enamorado del baloncesto, decidí sorprenderle con una cena en el NBA Café de Barcelona, que abrió sus puertas en la Rambla de Barcelona, no hace mucho. Y la ubicación es excelente, no tiene pérdida: La Rambla 120.

Ya lo visitamos el día de su inauguración, pero no habíamos comido allí todavía.

El local es todo al puro estilo NBA: camisetas de jugadores, pantallas con partidos de baloncesto, fotografías… Hacen eventos para ver en directo los partidos en sus pantallas gigantes. Puedes comer, cenar o tomar un cóctel de su larga lista.

Previamente ya había mirado la carta en su web así que ya iba un poco preparada. Veíamos pasar los platos del resto de los comensales del local y todo tenía muy buena pinta. Al final nos decidimos por:

Quesadillas de queso. Buenas, sin más.

Quesadillas de queso
©dormircomerviajar

JAMBALAYA SPAGUETTIS con gambas, salchicha andouille, verduras salteadas, mantequilla cajún y tomate .

JAMBALAYA SPAGUETTIS
©dormircomerviajar

Pollo Bang Bang,  Dados de pollo, virutas de cacahuetes y arroz basmati, con salsa de curry home-made

©dormircomerviajar

Estaba bueno, pero comparado con los Jambalaya espaguetis, todo queda por debajo.

De postre un Coulant de chocolate, ¡que estaba impresionante!!!! El que tienen es tamaño XXL, así que con uno para 2 personas hay suficiente, aunque nos hubiéramos pedido uno de cada ya que todo tenía una pinta tremenda, pero ya estábamos muy llenos.

@dormircomerviajar

Extrañamente no pedimos hamburguesas, y eso que es una de sus especialidades. Hay bastante variedad de ella para elegir. Para beber pedimos agua y Pepsi, y lo bueno (o no tanto, depende, jeje) es que, si se te acaba el refresco, te lo rellenan sin coste adicional.

En la página web anuncian que hay menú infantil, pero sinceramente, al ir solos, sin Elena, no preguntamos por ello. Pero podéis consultarlo aquí.

Hay algo muy típico de la NBA: la KissCam, y en el NBA café no iban a ser menos. Cada cierto tiempo, suena una canción determinada y el personal del restaurante, al ritmo de la música hace palmas hasta que la cámara se detiene en una mesa, donde los comensales saludan y se ven en las pantallas. Lo encontramos muy divertido, pero menos mal que no nos tocó. Quizás si es una celebración especial se puede pedir que toque en tu mesa.

El personal es atento y amable y responden cualquier duda que tengas. El local es agradable y si te toca (o pides) una mesa junto a las ventanas, ves el bullicio de la gente paseando por la Rambla. También hay reservados en el piso superior. En la planta a pie de calle hay una pequeña exposición de material NBA y en la 1ª planta puedes encontrar la Store para comprar merchandising del NBA Café.

Sobre el precio, bueno, no es para ir a diario, pero sí de vez en cuando a darse un capricho. La verdad es que pensábamos que nos saldría mucho más caro.

Si eres fan del baloncesto en general y de la NBA en particular, ¡no te lo puedes perder!

Aquí tenéis algunas fotos del local, solo podemos decir que es espectacular

Nos vamos de paseo a la Fira de Santa Llúcia

Si pienso en Barcelona y Navidad, sólo se me ocurre una cosa: la Fira de Santa Llúcia (Feria de Santa Lucía). Es un mercadillo navideño que se monta delante de la Catedral. Si tenéis la fortuna de pasar unos días en Barcelona durante el mes de diciembre, no os lo podéis perder.

Recomendamos visitar la web de ayuntamiento de Barcelona para saber las fechas exactas, ya que cada año varía un poco.

Y como es tradición en nuestra familia, esta mañana gris, hemos decidido ir a pasear por allí. Hemos bajado en la estación de Pl. Catalunya y hemos bajado por el Portal de l’Àngel hasta el Pla de la Catedral, no tiene pérdida.

Allí, a parte de mucha gente, hay de todo lo imaginable dedicado a la Navidad, desde abetos, Papa Noeles, muérdago, musgo, decoración y luces para el árbol, figuritas del Belén de todos precios y tamaños y el tradicional Tió.

Para lo que no sepáis que es, es un tronco de árbol, decorado con ojos, nariz y boca y una barretina, que aparece en las casas de los niños catalanes, y que tras alimentarlo durante unas semanas, en Nochebuena o el día de Navidad, recibe bastonazos al ritmo de una “Nadala” y “caga” regalos para todos.

También podéis encontrar el tradicional “Caganer” ya sea el “de toda la vida” como transformado en cualquier famoso que os podáis imaginar. En la web del caganer.com podréis ver la variedad.

Nosotros, como cada visita a La Fira, compramos un ramito de Navidad para “l’àvia” (abuela). La tradición manda regalarlo para desear suerte.

Justo delante de la Catedral, hay un tió gigante que los niños pueden “hacer cagar”, pero hoy como había llovido, estaba tapado.

Nos hemos hecho la típica foto, que nos hacemos cada año, frente al a Catedral y justo después hemos entrado a verla, ya que a mi, particularmente me encanta la Catedral de Barcelona, y mucho más su claustro y sus ocas, pero esta vez estaba cerrada.

Tras una visita rápida ya que estaban haciendo misa de domingo, nos hemos acercado a ver el Belén que ponen cada año en la Pl. Sant Jaume.

Cada año es diferente y cada año genera polémica. Esta vez se han basado en un poema del poeta J.V. Foix para recrear el pesebre de la ciudad.

Y tras verlo, bueno, hemos escuchado opiniones de todo tipo… A nosotros no nos ha acabado de convencer, quizás somos más tradicionales.

Si queréis rematar de una manera muy dulce vuestra visita al Barri Gòtic, tenéis que ir a alguna chocolatería de la calle Petritxol, donde os podéis pedir un Suizo (chocolate caliente con nata) y alguna pasta dulce para rematar.

Tanto La Fira como el Belén de la Pl. Sant Jaume, son muy curiosos de visitar, pero recomendamos ir temprano o entre semana, ya que los festivos suele estar a tope y así lo disfrutareis mucho mejor y más tranquilos.

Os animamos a visitar Barcelona en Navidad y su Fira de Santa Llúcia!